lunes, 19 de marzo de 2012

"Fue ayer, al anochecer".



La hora apresurada marcó el tiempo de los dos.

Fue ayer, al anochecer.

Te encontré.

Conóceme, le susurré.
Dijo cuánto me quería.
Frío, como el agua que baja de montaña.
Duro, firme, tenaz.
Pero...Quemaba por dentro, sentía su ser.
Es un amante que cualquiera ha soñado en su cama.
tiene una magia,
acompañada de luz que proviene de su alma.
Es un caballero, que con líneas alimenta el universo.
Lleno de silencios, rompe las líneas de mis versos.
Echo de dudas, reflejan sus manos al temblar.
Miradlo espejo, es todo un sueño.
Buscadlo realidad, sonríe sin cesar.
Besadlo vida, se aferra a tu compañía.
Mantenedlo a mi lado esperanzas,
es alguien celestial.
Suspiro,
comienzo de nuevo.
La luna se ha ocultado ya.


1 comentario:

  1. Quiero leer este poema nuevamente, en un libro tuyo.
    @sergiomarentes

    ResponderEliminar